title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title
Preguntas Frecuentes

 

Es un vehículo de dos combustibles que puede operar indistintamente ya sea con gas natural o con gasolina. Muchos de ellos se diseñan para cambiar automáticamente a gasolina cuando el estanque de gas natural se vacía. El rendimiento de estos vehículos es variable dependiendo del tipo de motor. Como regla práctica en términos equivalentes 1 m3 de gas natural reemplaza 1,13 lts de gasolina.

 

En caso de que su vehículo sea convertido al uso de GNV, este podrá funcionar con ambos combustibles, GNV o gasolina.

 

En Chile actualmente existen 6 estaciones de servicio de Gas Natural , tres de las cuales están en Santiago y tres en Punta Arenas. Además existen varios proyectos en estudio en la Región Metropolitana que que pronto se podrían materializar. En algunos países se

encuentra disponible una cantidad creciente de estaciones de abastecimiento públicas. En Argentina existen más de 775 puntos de suministro y en los Estados Unidos operan más de 1.200 estaciones de abastecimiento de gas natural en 46 estados y más de la mitad de éstos están abiertos o disponibles al público. Compañías petroleras tales YPF , ESSO, UNOCAL y Shell tienen estaciones de abastecimiento públicas para Vehículos a GNV. Muchas empresas de servicio público suministran equipo para plantas de compresores o gas natural vehicular para el abastecimiento en el lugar de flotas para clientes poseedores de flotas grandes.

Los Vehículos a GNV pueden abastecerse también de un pequeño surtidor conectado directamente a una línea de gas natural de una casa o negocio. Esto se conoce como un Artefacto de Abastecimiento de Vehículo. El surtidor se opera con un pequeño compresor eléctrico.

 

La única diferencia principal entre un vehículo a gasolina y un Vehículo a GNV es el sistema de combustible. El gas natural se comprime a entre 3.000 y 3.600 psi (200 bar) y se almacena en el vehículo en cilindros instalados en la parte trasera, en el chassis o en el techo. Cuando el motor requiere gas natural, sale de los cilindros, pasa a través de una válvula de bloqueo manual y se traslada a través de un regulador de combustible ubicado en el compartimento del motor. El gas natural se inyecta a presión atmosférica a través de un mezclador de gas natural especialmente diseñado, donde se le mezcla adecuadamente con aire. El gas natural fluye entonces hacia la cámara de combustión del motor y se inflama para crear la energía requerida para la impulsión del vehículo. Válvulas especiales operadas por solenoide impiden que el gas entre al motor cuando éste está apagado.

 

Los vehículos a gasolina que se han convertido a gas natural tienen una pequeña pérdida de potencia cuando operan con gas natural; sin embargo, los vehículos diseñados específicamente para operar con gas natural no tendrán pérdida de potencia y pueden incluso tener mayor potencia y eficiencia. El gas natural tiene un índice de octano de 130, comparado con índices de octano de 87 a 97 de la gasolina.

 

Una respuesta directa a su pregunta es que el contenido de energía del gas natural es de alrededor de 47 MJ/kg o 40 MJ/m3 (poder calorífico superior). Los valores para una gasolina típica son 60 KJ/kg y 44 MJ/lt.

Sobre una base volumétrica 1 m3 de gas natural es equivalente a alrededor de 1,13 litros de gasolina o 0,82 litros de petróleo Diesel. Al hacer comparaciones se debe tener en cuenta también la eficiencia energética relativa de los motores que usan los varios combustible. En general, los motores que están diseñados para gas natural son levemente más eficientes que un motor a gasolina similar (porque pueden operar con una relación de compresión más alta). Los motores a gas natural y Diesel de tamaños similares tendrán una eficiencia térmica similar.

 

Si el Vehículo a GNV es un modelo de equipo de fabricación original, habrá sido diseñado para aprovechar lo mejor de las excelentes propiedades del gas natural - o sea, tendrá una mayor relación de compresión que el modelo a gasolina y una puesta a punto distinta - y podrá esperar una mejora en comportamiento y consumo de combustible sobre una base energética. Esto podría alcanzar a un 5 % o más. Si el automóvil ha sido convertido de gasolina a gas natural y puede optar por operar con cualquiera de ellos (o sea, un vehículo de dos combustibles), entonces no será posible aprovechar el mayor índice de octano del gas natural. En este caso el cambio en consumo de combustible dependerá en gran medida del diseño del vehículo y del motor y en el equipo de conversión usado y de cómo está ajustado. En este caso se podría esperar un aumento de consumo cercano al 5 % en el consumo. Sin embargo, el afinamiento puede optimizarse a un rango particular de potencia y velocidad y, si esto se consigue es posible lograr una pequeña mejora. Podría haber más margen para lograrlo con un motor de alta capacidad, con reserva de potencia. En un motor más pequeño puede haber una baja notoria en potencia y el consumo puede aumentar si trata de igualar el comportamiento original que el vehículo tenía en carretera.

 

Un cilindro de gas presurizado constituye probablemente el componente más firme del vehículo. Vehículos que han sido totalmente destruidos en colisiones muestran como único componente discernible el cilindro de gas intacto. Es improbable que se rompan los cilindros con el impacto de una colisión. Con respecto al peligro de fuego derivado de un cilindro con filtraciones, todo lo que tenemos es la experiencia a la fecha que indica que tal evento es poco probable. En Norte América hubo un problema con un fabricante específico que tenía filtraciones, pero nunca se ha producido un incendio. El riesgo de fuego derivado de cilindros con filtraciones debe ser bajo ya que existe bastante más de un millón y medio de instalaciones de vehículos de gas natural comprimido en el mundo y que no han experimentado dicho problema.

Vale la pena recalcar que el gas natural es más liviano que el aire y, en la improbable eventualidad de una filtración de tubería o de un contenedor, el gas se disipará rápidamente hacia arriba. En el caso de gasolina y LPG el vapor emitido es más pesado que el aire y tenderá a acumularse cerca del suelo. Aquí es donde existe un fuerte riesgo de una fuente de ignición. En términos generales el petróleo Diesel se le califica excelente en términos de seguridad, pero la mayor parte de la gente califica el Gas Natural a continuación

 

Los cilindros se fabrican y prueban de acuerdo con normas muy estrictas de seguridad y han resistido ensayos de resistencia severa bajo condiciones mucho más exigentes que los estanques diseñados para almacenar gasolina. Se usan cilindros de aluminio reforzado de paredes gruesas, cilindros de acero o materiales 100 % compuestos para almacenar gas natural vehicular como combustible automotriz. Se han sometido vehículos a gas natural a colisiones de prueba hasta 84 Kilómetros por hora, en los cuales los vehículos han quedado totalmente destruidos, pero los cilindros de gas comprimido han mostrado muy poco o ningún daño. Ensayos con fuego y dinamita han llevado a los cilindros hasta temperaturas y presiones que exceden los límites especificados, demostrando que los cilindros para gas natural vehicular son duraderos y seguros. Naturalmente, como todo sistema de combustible, estos cilindros no son indestructibles y deben inspeccionarse periódicamente para asegurar que no han sufrido daños superficiales.

 

El Gas Natural Vehicular no las daña. Como en cualquier vehículo las culatas se dañan si el motor se repara con repuestos de regular calidad.

 

EL GNV proviene de la compresión del Gas Natural, que es un hidrocarburo gaseoso compuesto principalmente por metano (CH4). El Gas Natural es un hidrocarburo más liviano que el aire, por lo que en caso de fuga este se disipa en la atmósfera. Su poder calorífico superior alcanza los 39 MJ/m3 (considerando la unidad de volumen de venta para vehículos del combustible).

El GLP (Gas licuado de Petróleo), está compuesto por una mezcla en diferentes porcentajes de Propano (C3H8) y Butano (C4H10). Es un combustible que se obtiene del procesamiento  de los líquidos extraídos del  gas natural o de la refinación del petróleo crudo en las refinerías. El GLP se encuentra en estado gaseoso pudiendo pasar a estado líquido con una presión relativamente baja. Es más pesado que el aire, por lo que en caso de fuga este se acumula peligrosamente sobre la superficie, disipándose solamente con la circulación de aire. Su poder calorífico superior alcanza los 25 MJ/lt (considerando la unidad de volumen de venta para vehículos del combustible).v

 

 

A.- Beneficios Ambientales

El gas natural es el combustible alternativo que tiene la combustión más limpia. Las emisiones de la descarga de vehículos GNV son mucho más bajas que las de vehículos a gasolina. Por ejemplo, las emisiones de monóxido de carbono de los Vehículos a GNV en promedio son aproximadamente un 70% menores, las emisiones de hidrocarburos no metánicos son 89 % menores y las emisiones de óxidos de nitrógeno son 87 % más bajas. Además de estas reducciones en contaminantes, los vehículos a gas natural respecto a los vehículos a gasolina también emiten cantidades significativamente menores de gases de invernadero.

Los Vehículos a GNV dedicados producen muy poco o prácticamente nada de emisiones por evaporación durante el llenado del vehículo y régimen de uso. Al respecto es importante señalar que en el caso de los vehículos a gasolina las emisiones evaporativas y de llenado representan al menos un 50 % de las emisiones de hidrocarburos totales. Los Vehículos a GNV dedicados pueden reducir también las emisiones de dióxido de carbono en casi un 20 %.

Se ha demostrado que la exposición a los niveles de material particulado fino en suspensión que se encuentra en muchas de las grandes ciudades del mundo aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias. Las emisiones que produce el petróleo Diesel han sido consideradas como un contaminante muy peligroso del aire. Los motores a gas natural generan muy bajas emisiones y no producen material particulado.

B.- Gases de Invernadero

Por unidad de energía, el gas natural contiene menos carbono que cualquier otro combustible fósil y, por lo tanto, genera menos emisiones de CO2 por cada kilómetro recorrido por un vehículo. Si bien los vehículos a gas natural sí emiten metano, que es precursor de gases invernadero, cualquier pequeño aumento en emisiones de metano estará más que compensado con la reducción substancial de las emisiones de CO2 en comparación con otros combustibles.

Los Vehículos a GNV también emiten muy bajos niveles de monóxido de carbono (aproximadamente un 70 % menos que un vehículo a gasolina similar) y compuestos orgánicos volátiles. Si bien estos dos contaminantes no son en sí gases de invernadero, juegan un importante papel al contribuir a descomponer el metano y otros gases de invernadero en la atmósfera.

C.- Beneficios Económicos

· Sobre la base de una equivalencia-por-litro el gas natural cuesta en promedio un 50% menos que la gasolina.

· El gas natural es un combustible que se quema limpiamente y reduce las necesidades de mantención del vehículo. Muchos propietarios de vehículos a gas natural indican que sus vehículos requieren cambios de aceite que varían en un rango que va de los 16.000 a los 32.000 Kms. Las bujías estándar pueden llegar a durar hasta 120.000 kms

· El robo de combustible constituye una preocupación permanente para los operadores de flotas. El gas natural, a diferencia de los combustibles líquidos, no puede ser extraído por medio simples de succión desde el estanque de un vehículo, razón por la cual las mermas de combustible prácticamente desaparecen.

· Respecto a la inversión en estaciones de compresión es posible efectuar un "llenado rápido" de un vehículo en cinco a seis minutos empleando gas comprimido almacenado en cascadas de cilindros de gas natural o bien llenar el vehículo durante la noche usando un sistema de "llenado lento" que tarda alrededor de cinco a ocho horas. Muchas estaciones de llenado de flotas privadas como una forma de optimizar las inversiones usan una combinación de llenado rápido y llenado lento.

D.- Aspectos de Seguridad

Los vehículos que operan con gas natural son más seguros que los que operan con combustibles tradicionales tal como es el caso de la gasolina. De hecho, en otros países muchos empresarios de transporte escolar eligen el gas natural para sus buses escolares porque el gas natural vehicular, a diferencia de la gasolina, se disipa a la atmósfera en el evento de un accidente. La gasolina se empoza en el suelo, creando un riesgo de incendio.

En los Estados Unidos se efectuó un estudio sobre más de 8.000 vehículos, que recorrieron en forma acumulativa aproximadamente 459 millones de kilómetros, desde

el año 1987 hasta 1990 (el estudio más reciente a la fecha). Este estudio encontró que la tasa de lesiones para Vehículos a GNV por vehículo y kilómetro recorrido fue 37 % más baja que la tasa para vehículos de flota a gasolina. Además de la tasa de lesiones más baja, no se registraron muertes en el caso de los Vehículos a GNV considerados en el estudio.

Existen dos razones fundamentales para este excelente récord de seguridad de los Vehículos a GNV: la integridad estructural del sistema de combustible de los Vehículos a GNV y las características físicas del gas natural como combustible.

Los cilindros de almacenamiento de combustible usados en los Vehículos a GNV son mucho más resistentes que los estanques de gasolina. El diseño de los cilindros de los Vehículos a GNV exige que se sometan a una serie de ensayos de resistencia y tracción exigidas por las normativas de seguridad, tales como extremas variaciones de temperatura y presión, resistencia al impacto de armas de fuego, colisiones y fuego.

Si bien los cilindros de almacenamiento del combustible son más fuertes que los estanques de gasolina, el material compuesto que se usa para revestir los estanques es fundamentalmente más susceptible a daño físico que los metales bajo condiciones de exigencias severas. Por este motivo los materiales compuestos de los cilindros de los Vehículos a GNV deben siempre ser manejados y protegidos adecuadamente. Los eventos relacionados con la ruptura de cilindros de gas natural mostraron que había alguna forma de ataque químico o daño físico al revestimiento de material compuesto del cilindro.

Los sistemas de combustible de los Vehículos a GNV son "sellados", lo que impide cualquier derrame o pérdidas por evaporación. Aunque ocurriera una fuga en un sistema de combustible de un Vehículos a GNV, el gas natural se disipará a la atmósfera porque es más liviano que el aire.

El gas natural tiene una temperatura de ignición alta, alrededor de 650 grados Celcius, comparado con alrededor de 350 grados Celcius de la gasolina. También tiene un rango estrecho de inflamabilidad; eso es, en concentraciones en el aire inferiores a alrededor de 5 % y superiores a alrededor de 15 %, el gas natural no se inflama. La temperatura alta de ignición y el rango limitados de inflamabilidad del gas natural hacen que sea poco probable una ignición o combustión accidental.

El gas natural no es tóxico o corrosivo y no contaminará el agua subterránea. La combustión del gas natural no produce cantidades significativas de aldehidos u otras toxinas aéreas, las que son motivo de preocupación con la gasolina y algunos otros combustibles alternativos.

El sistema de suministro de gas natural tiene también un excelente - y demostrado - récord de seguridad.

Los Vehículos a GNV usan la misma energía que ha calefaccionado casas y cocinado alimentos en forma segura y cómoda durante más de 100 años alrededor del mundo.

E.- Nuevas inversiones y creación de Empleos

En el caso de Chile la implementación de una red de abastecimiento de gas natural vehicular posibilita nuevas inversiones y la creación de nuevos empleos. Solo a modo de ejemplo se estima que la inversión en kits de conversión, estaciones de servicio e infraestructura adicional necesaria por abastecer 400 vehículos operando a gas natural, implica inversiones por US$ 2.0 millones.

F.- Abundancia y disponibilidad de gas natural a nivel Latino Americano.

El gas natural es un combustible abundante, fácilmente disponible. El sistema interconectado de gasoductos de América Latina permitirá a Chile contar con una cuantiosa oferta.

Argentina desde donde proviene actualmente el gas natural que llega a nuestro país cuenta hoy con 684 MMMm3 de reservas comprobadas de gas natural para más de 20 años y ciertas cuencas se encuentran actualmente recién en el inicio de su exploración.

 

 

Actualmente los vehículos de combustibles alternativos tienen un sobreprecio comparados con vehículos de combustible tradicional. Sin embargo, paulatinamente a medida que más vehículos vayan entrando al mercado se lograrán economías de escala. El precio de un Vehículo a GNV varía, dependiendo de si se trata de un vehículo a gasolina convertido para operar con gas natural o un vehículo construido de fábrica. Vehículos de distintos tamaños también tienen diferentes precios.

Los sedanes típicos son más baratos y los camiones, que requieren más cilindros de almacenaje, son más caros. Puede comprarse el equipo de conversión a gas en alrededor US$2000 y ser instalado por el propietario de la flota, quien puede recibir entrenamiento de las compañías de conversión o los fabricantes de kits de conversión. Alternativamente, especialistas en Vehículos a GNV pueden efectuar la conversión, lo que suma alrededor de 25 % al costo del vehículo. Vehículos de mayor tamaño

requieren más cilindros de almacenamiento de combustible, y el precio puede aumentar dependiendo del número de cilindros y el tipo instalado. Los Vehículos a GNV de servicio liviano de la fábrica pueden tener un rango de precios (US$1000 - 6000) por encima del precio de un vehículo de combustible tradicional. Los motores de servicio pesado, camiones y buses, cuestan aproximadamente entre (US$ 25.000) más que motores Diesel y vehículos estándar. Gran parte del costo adicional puede atribuirse al número de cilindros que se requieren para obtener el alcance deseado para el vehículo.

Sin embargo, el gas natural cuesta significativamente menos que la gasolina. Para muchos clientes poseedores de flota, el costo inicial puede recuperarse dentro de un plazo máximo de dos años.

 

La instalación de una estación de compresores para abastecer vehículos es un costo adicional si no se cuenta con abastecimiento público. Algunas compañias de gas natural están suministrando equipos de compresores en régimen de comodato o bien están llegando a convenios especiales con operadores de flotas para suministrar el gas natural vehicular. Dependiendo del diseño de la estación de servicio para vehículos a ser abastecidos, y los requisitos de almacenamiento de combustible, los compresores de llenado lento y equipo relacionado pueden costar desde US$ 5.000 hasta US$10.000 (para compresores pequeños) y US$ 400.000 o más para estaciones capaces de abastecer cientos de vehículos. Estaciones de abastecimiento de buses, donde se requiere llenados rápidos de 3 minutos para una gran cantidad de vehículos pueden costar US$ 1 millón o más. Para vehículos de flota normales, sin embargo, y como regla general, se puede gastar entre US$ 1000 y 2000 por vehículo para instalar una estación de abastecimiento.

 

De lo establecido en la ley n° 20.256, el impuesto específico fijo anual del GNV fue eliminado. Sólo se paga un impuesto específico variable que ya está incluido en el precio del Gas Natural (al igual como lo tiene incorporado en el caso de las gasolinas).

 
Home Preguntas Frecuentes